La transmisión de la mitología celta

jueves, 10 de junio de 2010
La sociedad celta no fue dada a poner por escrito sus leyendas, los druidas sostenían que solo la memoria y la recitación podían mantener puras las tradiciones. Ese es uno de los grandes problemas que los historiadores, filólogos y otros estudiosos se han encontrado a la hora de profundizar en su sociedad, su pensamiento y sus tradiciones. Lo que de ellos nos ha llegado ha sido principalmente por recopilaciones de autores cristianos que datan del siglo VII a.C., se entiende que suavizadas en su aspecto religioso más druídico, mientras que otros se han mantenido vivos en la tradición oral popular de las zonas celtas.
La aparición continua en los mitos celtas de Gran Bretaña e Irlanda se debe a la ausencia de restos materiales y la desaparición temprana de las tradiciones druídicas en el resto de la Europa céltica. “El libro de la vaca Dun” fue el primer hallazgo importante, manuscrito que contiene las sagas de héroe CuChulain, esta tradición fue recogida por un monje irlandés en el s. XII. Así, en recopilaciones de este tipo han llegado a nuestros días parte de la mitología popular celta.
Como ya mencionamos más arriba, la tradición oral ha sido fundamental para la transmisión de la mitología celta, hasta el siglo XVIII existían en Irlanda, último reducto celta desde los romanos, narradores (tinkers) que contaban sus historias en las tabernas al calor del fuego, herederos directos de los filidh medievales, quienes viajaban por las diferentes cortes de los reyes de la isla, y quienes a su vez habían heredado el legado de los druidas de los robledales.
Por este motivo es por el que, en muchas ocasiones, los mitos celtas, que se supone que se originaron en la Antigüedad, tienen ese cariz tan medieval que les es característico. También a ello contribuyeron autores del Romanticismo irlandés, como Yeats, quienes recrearon las versiones populares en la, tan de moda por aquella época, Edad Media. Las leyendas artúricas, el ciclo de Cuchulain, y tantos otros cuentos parecen perderse en la noche de los tiempos, pero han llegado a nosotros revestidos de un medievalismo romántico que oscurece muchas facetas originales que quizá se han perdido para siempre.

historiasviejosdioses@gmail.com

Kairós